El oro, considerado desde siempre el valor refugio por excelencia