Las «fintech» no son comparables con la banca

Se dice que las «fintech» son empresas en las que se unen dos conceptos fundamentales que son la tecnología y la financiación. En mi opinión, no es verdad. Estamos hablando de algo mucho más importante como es el cambio del concepto de negocio en comparación a la banca.

Por mucho que la banca aplique la tecnología y ya sabemos que su negocio es la financiación sigue anclada en la prehistoria. No cambia su concepto de negocio.  Perdón, no estoy diciendo toda la verdad. En algo está cambiando su negocio. Ahora algunos bancos venden coches, lavadoras, cafeteras y utensilios varios, eso sí, quizás los financian y los aderezan con un poquito de seguro por aquí y una tablet por allá.

Una nueva etapa en la relación «fintech-banca»

El enlace anterior es de un artículo que sale en el Expansión de este fin de semana que me parece interesante su lectura y viene al caso con esta entrada.

 

Hay una gran cantidad de clientes que la banca considera apestados por su pasado sin pararse a mirar sus circunstancias actuales y su calidad actual, y tampoco se paran a mirar cómo han superado su pasado. Esto sí lo hacen algunas fintech (que también existe de todo). Por otra parte, veo en ellas soluciones financieras que en la banca no encuentras , mucho más novedosas e ingeniosas. Y ello no es por la tecnología.

Tampoco todo lo que se anuncia como fintech es fintech. Debería prestarse atención a estos anuncios de capital privado (el capital privado de toda la vida) que se vende como financiación alternativa. No digo con ello que no realicen su función, digo simplemente que no es fintech y no es financiación alternativa. No confundamos más a la gente ya de por sí mal informada y formada.

Lo que sí puedo decir tanto por mi experiencia bancaria como por mi reciente relación con la banca y con las fintech, es que la banca sigue anclada en el pasado por mucho que se tecnifique y que las empresas financieras que van surgiendo se van adaptando a los tiempos que corren y van dando soluciones novedosas de financiación.

Debo decir también que estas nuevas soluciones de financiación no son conocidas, en su mayoría, ni por los directores financieros de las empresas, ni por los asesores de las mismas ni por los propios bancarios.  No es que haga falta sólo un día de «la educación financiera» en las escuelas sino también uno de la «profesionalización financiera» en los despachos.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.